Cilleros ha venido a Castilla y León con respuestas a los retos que tenemos planteados como organización y como sindicato representativo de la clase trabajadora

16/02/2016 | SMC-UGT Castilla y León

El día 15 de febrero (lunes), el candidato que aspira a dirigir a Unión General de Trabajadores, tras su 42º Congreso Confederal , MIGUEL ANGEL CILLEROS, visitó la provincia de Valladolid en Castilla y León.

Durante la reunión que mantuvo en el salón de la casa del pueblo de la UGT de Valladolid, trasladó a los Delegados/as y Afiliados/as de la organización, las líneas maestras de lo que pretende hacer en la confederación si es elegido como Secretario General.

Hizo un diagnostico, tanto en la parte interna como externa, para poder llegar a buscar algún tipo de soluciones, que es lo que en realidad se necesita, y para empezar a dar esas soluciones a dicho, hay que empezar por debatir en el Congreso las enmiendas a los documentos bases del programa fundamental y de acción para los próximos cuatro años.

Cilleros ha trasladado su compromiso de trasparencia y calado democrático de la organización, tanto en el ámbito externo como interno, y en aras de ese compromiso esta la defensa del Código Ético del que se ha dotado la Organización, para la que se han designado personas ajenas e independientes al sindicato para su velar por su cumplimiento íntegro.

En este sentido lo que se pretende trasladar desde la organización al conjunto de los trabajadores y sociedad en general es que la totalidad de los afiliados/as y delegados/as somos personas honestas y honradas.

A resaltado el cambio en la estructura organizativa en la Confederación, que va a pasar de las actuales 6 federaciones a 3 tras el 42º Congreso Confederal. Hay que reestructurar y reorganizar la organización para acercarla a las empresas, a los trabajadores, a su problemas y a sus resoluciones. Tiene que haber un modelo territorial y un renovado modelo sectorial, el cual nos permitirá avanzar en la acción sindical, en la negociación colectiva, en la asignación de recursos tanto humanos como económicos, en la elección de representantes en los órganos superiores, en general en una mayor calidad democrática, tanto interna como externamente, y hacia la sociedad en general.

También considera que para garantizar un proyecto estable y de futuro es suficiente la limitación a tres mandatos, para garantizar los cambios de modelo, estructura y dirección del sindicato.